El Viaducto madrileño, trampolín de los suicidas

El profundo desnivel de la calle Segovia, antiguo arroyo conocido como de Pozacho y lugar donde vertían las fuentes de Puerta Cerrada, era un tajo insalvable, que impedía unir rápidamente y de forma digna el Palacio Real con la Iglesia de San Francisco el Grande.

viaducto calle segovia madrid

Diferentes proyectos se han conocido, como el presentado a Felipe V, obra de Sacchetti o el de Silvestre Pérez para José Bonaparte. En 1868 fue aprobada la iniciativa de Fernández de los Ríos de hacer un gran puente de hierro que uniese por fin esas dos zonas de Madrid. El arquitecto que llevaría a cabo tamaña obra sería Eugenio Barrón.

Su construcción significó la desaparición de ciertos caserones viejos donde se ubicaban algunos mesones, donde arrieros y muleros solían pernoctar en sus viajes a la capital. También fue necesario demoler la Iglesia de Santa María. Mariano José de Larra nació en esta calle de Segovia, pues su abuelo era administrador de la antigua Casa de la Moneda, que entonces se situaba debajo del actual viaducto.

Fue inagurado en 1874, en plena Primera República por una gran comitiva que trasladaba los restos de Calderón de la Barca desde San Francisco el Grande hasta el cementerio de San Nicolás, situado entonces en las cercanías de la estación de Atocha. No pudo inaugurarse con más negro presagio de la que sería no menos negra tradición: la de los y las suicidas madrileños, que tomaron al viaducto como el lugar preferido para abandonar este triste mundo, según ellos y ellas.

Tenía este primitivo viaducto 130 metros de longitud, 13 de anchura y un vacío de 23 metros hasta la calle Segovia.

En 1932 el viejo viaducto madrileño fue derrumbado para dar paso a uno nuevo proyectado por Javier Ferrero. Sus arcos eran de hormigón y superaba en más de dos metros de vano al anterior viaducto. También era más largo y más ancho que el anterior, y pretendía dar servicio a las nuevas necesidades circulatorias del aquel Madrid, con vocación de megalópolis. Su diseño, entre el racionalismo y el art decò, es todo un ejemplo de funcionalidad y de intregación urbana. Pasados los tiempos alarmistas a cerca de su hundimiento, sigue en pie para disfrute y perplejidad de los madrileños y forasteros que hoy contemplan desde sus alturas las vistas que de la Casa de Campo al barrio del Alto de Extremadura se tienen desde él.

Si algo ha caracterizado al Viaducto desde su inauguración, ha sido la atracción que los literatos han sentido hacia él. Desde personajes como Corpus Bargas, donde en su obra ‘Los Pasos Contados’ nos cuenta su visión de niño del viaducto y de los barrios que lo rodeaban, hasta autores actuales como Francisco Umbral, que tiene al viaducto como protagonista y como escenario de algunas de sus novelas o de sus mejores artículos. Sin olvidarnos de gran Rafael Cansinos-Assens, vecino del barrio de la Morería, tan próximo al viaducto que se confunde con él. Escritores tan madrileñistas como Emilio Carrere que dedicó unos versos al viaducto y que dicen así:

“Con sus zancos

gigantescos

se despatarra el viaducto

aplastando al Madrid viejo.

Noche estrellada;

silencio…

Los faroles trazan rutas ideales

de la noche en el oscuro terciopelo.

…………………………………………….

El viaducto, buen balcón

del soñador nocheriego,

y trampolín más seguro

para dar el verdadero

salto mortal,

el funámbulo de lo horrible,

que en su vuelo,

de trágicos volatines,

aterriza en los infiernos.

Suena un reloj… En la noche

se oyen los pasos del tiempo.”

Muchos han sido los autores que han tenido al viaducto como motivo de interés literario. Citemos a modo de recordatorio al gran Ramón Gómez de la Serna, a Enrique Jardiel Poncela o a César González Ruano, sin dejar de citar al madrileñista Pedro de Répide.

Espero os guste el articulo muy alejado al que publique antes del Salón de Chocolate.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s